Al nacer los bebés tienen un fina capa de grasa en la piel que se llama vérmix, que lo protege durante las primeras horas de vida de infecciones y descamaciones. La piel del bebé es muy fina y permeable y por lo tanto muy susceptible de absorber sustancias tóxicas. No se aconseja lavar al bebé hasta los 3 días de vida.

Características especiales de la piel del bebé:

  • Menos melanina (menos capacidad de síntesis de melanina), por lo tanto se quema con mucha más facilidad
  • Sistema inmunitario inmaduro, por lo que hay un mayor riesgo de infección en caso de una heridita
  • Se deshidratan más fácilmente.
  • Manto hidrolipídico más fino, por lo tanto menor protección natural.

Leer más