Para las que sufrimos de piernas pesadas, sabemos que el verano no es la mejor estación. Aunque no sólo el calor es el culpable de esa sensación de pesadez, fatiga e incluso dolor intensos algunos días, pero favorece la dilatación de las venas y por lo tanto nuestra circulación se ve ralentizada. De todas formas, si se nota que aparecen muchas varices y que no sólo sentimos piernas pesadas en verano, recomendamos acudir al especialista para que haga un diagnóstico más afinado.

Podemos sentir cansancio, hormigueo, hinchazón, calambres, picor, descamación…

Con estos consejos podrás notar una mejoría en tus piernas sintiéndolas más descansadas, ligeras y tonificadas:

  1. Mantener la mente positiva y es que, por lo general, en verano disfrutamos de las vacaciones y aparcamos por un tiempo los hábitos de nuestros trabajos, en los que pasamos muchas horas sentados o bien muchas horas de pie.
  2. Ya no sólo para tu problema de piernas pesadas, sino para tu salud general, hay que procurar seguir una dieta equilibrada, rica en todos los nutrientes. Pero más importante es eliminar de nuestra alimentación lo que sabemos que nos puede perjudicar. En muchos casos se suele recomendar reducir el consumo de sal y pensamos que no añadiendo sal en la ensalada ya es suficiente pero hay muchos alimentos muy refinados, precocinados y excesivamente procesados que tienen altísimos niveles de sodio.
  3. Realizarse baños de agua fría pero no extremadamente fría y alternar con agua tibia-caliente. Con esto se consigue provocar una sucesiva vasoconstricción y vasodilatación cutánea para ayudar a estimular la circulación local en la extremidad. El chorro de agua debe empezar en los pies y terminar en los muslos para favorecer la circulación de retorno.
  4. Caminar o correr… No nos referimos a hacer un maratón pero con voluntad siempre podemos optar por ir al trabajo, a la compra o dar un paseo caminando. En vez de coger el ascensor, sube escaleras. Aprovecha el buen tiempo para caminar por la orilla del mar…
  5. Cuando tengas la oportunidad de estirarte ya sea en el sofá o en la cama, procura que las piernas estén elevadas por encima del corazón. Si estás sentada, procura no cruzar las piernas y colócalas en un reposapiés.
  6. La ropa demasiado ajustada no es aconsejable. Mejor comodidad y ropa holgada.
  7. La retención de líquidos en las piernas es bastante habitual durante la menopausia, el embarazo o la menstruación. Y suele manifestarse, para más inri, en las piernas, agravando esa sensación de pesadez. En si, todo está relacionado. Cuando el sistema circulatorio y el linfático van lentos y no se drena correctamente se produce hinchazón y congestión por un aumento de líquido en los intersticios celulares. Una buenísima técnica de manipulación manual es el drenaje linfático.
  8. Mantener tu piel hidratada ayuda a que esté más flexible. Además si, aplicamos la crema correctamente de pies a muslos favorecemos la circulación. Y todo ayuda… Por eso te recomendamos aplicar una crema hidratante después de la ducha y todos los días. Hay que ser constante en la aplicación de los productos o tratamientos que hacemos.
  9. El masaje es un excelente aliado para aliviar las piernas pesadas. Eso sí, es importante realizarlo correctamente. Cuando hablamos de aplicar un producto, debemos entender que se ha trabajar a nivel superficial con las manipulaciones adecuadas. No sirve de nada hacerse un masaje de 1 minuto aplicando de mala manera, o incluso con poca cantidad, el producto. En el caso de las piernas pesadas que suelen estar hinchadas, con retención, con dolor y venas:
    1. se debe hacer un masaje suave.
    2. sin apretar en exceso.
    3. sin producir exceso de calor ya que eso es contraproducente.
    4. se debe dirigir el masaje en sentido ascendente para favorecer la circulación de retorno y la linfa.
    5. no olvidar la planta de los pies ni los tobillos ni la región poplítea.
    6. terminar el masaje bombeando con nuestros pulgares la zona inguinal (vaciado hacia los ganglios inguinales).
  10. Aquí nuestra propuesta de productos para ayudar a paliar la sensación de piernas pesadas.

GEL FRÍO PARA PIERNAS Y PIES DE FLORA

Se trata de un gel-crema con una textura apropiada para poder masajear adecuadamente, a la vez que se absorbe rápidamente sin dejar sensación grasa en la piel.

Con alto porcentaje de ingredientes activos, no contiene sustancias de síntesis ni conservantes de la petroquímica. Se presenta en un envase tipo tubo con 100 ml.

Gel frío piernas y pies

¿Qué ingredientes activos contiene?

  • Aceite esencial de Alcanfor (Cinnamomum camphora) indicado para problemas circulatorios. Es antiinflamatorio y analgésico.
  • Extracto de Castaño de Indias (Aesculus hippocastanum seed extract): gracias a sus sustancias activas como flavonoides, aescina o taninos favorece la circulación, alivia en casos de varices y mejora la retención de líquidos.
  • Extracto de Rusco (Ruscus aculeatus root extract): con propiedades vasoconstrictoras y antiinflamatorias , favorece la circulación.
  • Extracto de Centella Asiática (Centella asiatica extract): favorece la circulación sanguínea de retorno, también se utiliza para tratar la celulitis y arañas vasculares. Excelente regenerante y reafirmante de la piel.
  • Mentol (Menthol): produce sensación de frío en la piel aliviando el dolor gracias a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Como precaución en el caso de estar embarazada, mejor consultar con el especialista y sobre todo si es antes del 6º mes. Hacer prueba de tolerancia de la fragancia en el embarazo por la sensibilidad que se tiene a los aromas.

OLEATO DE ÁRNICA

El Árnica (Arnica Montana) es una planta con excelentes propiedades antiinflamatorias, antiequimóticas y analgésicas.  Alivia el dolor e inflamación muscular y de articulaciones, calma y descongestiona las piernas pesadas y doloridas.

Aceite Árnica

Para potenciar las propiedades de esta planta, proponemos esta sinergia con aceites esenciales que ayudarán a aumentar el tono venoso, reducir edemas y aliviar la sensación de piernas pesadas.

  • 45 ml de oleato de Árnica
  • 2 ml de aceite esencial de Ciprés (Cupressus sempervirens)
  • 1 ml de aceite esencial de Pachulí (Pogostemon cablin)

Mezclar los 3 ingredientes. Aplicar la cantidad adecuada en la zona a tratar 2-3 veces al día haciendo un masaje suave durante una semana.

ARNICA, CIPRES Y PACHULI PIERNAS PESADAS