Aceites esenciales - La Rueda Natural

Aceites esenciales No hay productos en esta categoría.

Aceites esenciales

El uso de las plantas aromáticas ya era conocido hace miles años en las antiguas civilizaciones. Durante el Renacimiento, las sustancias aromáticas llenaban boticas y fue en los siglos siguientes que los farmacéuticos fueron analizando y registrando las propiedades medicinales de los aceites esenciales. Surgió ...

El uso de las plantas aromáticas ya era conocido hace miles años en las antiguas civilizaciones. Durante el Renacimiento, las sustancias aromáticas llenaban boticas y fue en los siglos siguientes que los farmacéuticos fueron analizando y registrando las propiedades medicinales de los aceites esenciales. Surgió la profesión del perfumista. El poder alquimista de los aceites esenciales dio lugar al estudio de la identificación por primera vez de los diferentes constituyentes de los aceites.  De todas formas y por desgracia, hacia mediados del siglo XX, por el gran poder de la industria química, el papel de los aceites esenciales se redujo a emplearlos en perfumes, cosméticos y alimentación. Pero gracias a personas como René-Maurice Gattefosé, Marguerite Maury o Jean Valnet, entregadas y fascinadas por establecer la credibilidad de la aromaterapia, consiguieron consagrarla en el ámbito terapéutico. 

La esencia de una planta es la parte aromática que contiene en diferentes partes (flor, hoja, raíz…) y el aceite esencial es la sustancia aromática que se obtiene después de su destilación, de su presión o de su extracción por otros métodos. 

Los aceites esenciales tienen un gran variedad de propiedades

Los aceites esenciales son altamente concentrados y complejos. Cada planta tiene un rendimiento diferente en función de la cantidad que se necesite para poder extraer aceite esencial. Así, por ejemplo, se necesitarán muchos más kilos de pétalos de rosa para obtener un mililitro de aceite esencial que de la sumidad florida del romero. 

Aceites esenciales puros y eccológicos

La Rueda Natural comercializa 2 marcas especializadas en aceites esenciales puros. Labiatae, marca española, que ofrece una amplia selección de aceites esenciales puros, naturales, ecológicos y la gran mayoría con aval de uso alimentario. La otra es una marca alemana, Taoasis, que ofrece aceites esenciales procedentes de cultivos biológicos bajo el cumplimiento de la certificadora BDIH. 

Lo verdaderamente importante para la utilización de los aceites esenciales es la calidad de la planta, que sean 100 % puros, naturales, completos y, siempre que sea posible, ecológicos. Es muy recomendable saber la parte de la planta que ha sido utilizada y el lugar donde ha sido recolectada. En algunas plantas como por ejemplo el Romero, el Eucalipto o el Tomillo es necesario saber el quimiotipo para conocer con más detalle las propiedades terapéuticas específicas porque existen diferentes quimiotipos. En los aceites esenciales que ofrece La Rueda Natural podrás saber el quimiotipo de cada uno. 

La composición bioquímica de los aceites esenciales es bastante compleja y es que podemos encontrar cientos de moléculas diferentes confiriendo diversos usos para un solo aceite esencial puro. 

Con la Aromaterapia obtenemos muchos beneficios terapéuticos

Además del plano físico, no debemos olvidar que los aceites esenciales trabajan también el plano psíquico ya que actúan sobre nuestro sistema nervioso y estado de ánimo. Y es que los sistemas nervioso y respiratorio están conectados por las neuronas olfativas que se activan cuando una molécula aromática desencadena una serie de estímulos en el hipotálamo del sistema límbico a través del bulbo olfatorio, parte del cerebro que regula muchas funciones vitales como la producción de la hormona de crecimiento, las sexuales, las tiroides, adrenales y también los neurotransmisores como la serotonina o la dopamina tan importantes en el control del estado de ánimo, también es el sitio del cerebro donde se identifican los olores. Es ahí donde se regulan funciones como la frecuencia respiratoria, la temperatura corporal, el apetito, la líbido...

Más